Test de Covid-19: Cuántos Tipos Hay, y Para Qué Sirve Cada Uno

Tests Rápidos de Covid, PCR, antígenos, ELISA… Cada vez son más las pruebas para detectar el SARS-CoV-2, el coronavirus que provoca el covid-19, por lo que nosotros hemos querido revisar todos los análisis que existen actualmente y en qué consiste cada uno de ellos.

Desde las más recientes, como la prueba casera aprobada por las autoridades estadounidenses, hasta las pruebas rápidas con análisis de sangre subcutánea, análisis que, según los expertos consultados, ya no tienen validez.

Si la pregunta es qué prueba hacer para poder ver a la familia en Navidad sin incluir el coronavirus como regalo, la respuesta es un PCR, aunque hay quienes ni siquiera lo recomiendan.

“Lo más sensato es tomar las precauciones adecuadas, enmascarar y distanciar o no hacerlo”, dijo Jesús Molina Cabrillana, portavoz de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH).

Actualmente existen dos tipos de pruebas: diagnósticas y de anticuerpos.

Las pruebas de diagnóstico o PDIA (prueba de diagnóstico de infección activa) detectan casos de infección. Entre estas pruebas se encuentran las famosas PCR, pruebas de antígenos y recién llegados a Estados Unidos, pruebas de autodiagnóstico en casa:

Las pruebas de PCR o moleculares se realizan en los centros de salud. Detectan el material genético del coronavirus. Son válidos para sintomáticos o asintomáticos, es decir, para pacientes pero también para personas sanas que se han infectado y pueden transmitir la infección.

Tienen alta confiabilidad. El único problema es el tiempo de espera para obtener el resultado, que suele ser superior a las 24 horas, dependiendo de la saturación de los laboratorios.

Las muestras se obtienen con un hisopo: una varilla fina con un algodón en el extremo que se inserta por la nariz hasta la garganta.

Las pruebas de antígenos, muy utilizadas por el sistema de salud pública, detectan proteínas de coronavirus en lugar de su material genético. Es menos confiable que la prueba de PCR pero mucho más rápida, en 15 o 30 minutos se puede lograr el resultado.

La desventaja es que es efectivo especialmente para casos sintomáticos, es decir, para aquellas personas que presentan signos de la enfermedad, y debe realizarse dentro de los primeros cinco días.

Si una persona ha sido infectada, por ejemplo, hace una semana y no presenta síntomas, la prueba de antígeno probablemente será negativa, ya que puede tener una carga viral baja.

La obtención de la muestra es la misma que en los PCR rápidos, con una varilla que en la mayoría de los casos se inserta por la nariz hasta la faringe.

Esta prueba, es como una PCR: detecta el material genético del SARS-CoV-2, pero el resultado se obtiene con la rapidez de una prueba de antígeno.

Estas pruebas acaban de ser publicadas por la agencia farmacéutica estadounidense (FDA) y pueden llegar a las farmacias europeas en cuestión de semanas. Para comprarlos, necesitan una receta. El problema, dice el Dr. Molina, son sus dos limitaciones principales: muestreo y logística.

Es «una locura», dice, «yo no haría eso». Pasar un hisopo de algodón por la nariz hasta el final no es fácil, es mucho más difícil que dar una inyección subcutánea y, si la prueba es incorrecta, el resultado será negativo cuando puede ser positivo ”, dice el especialista en Medicina Preventiva.

Además, agrega, las autoridades tienen que conocer los casos para analizar cómo va evolucionando la epidemia y «si es difícil conocer el estado de la curva ahora, imagínense si cada uno hace la prueba en casa».

Las pruebas de anticuerpos detectan, como su nombre indica, inmunidad: las defensas generadas por la entrada del virus, aunque los anticuerpos pueden tardar varios días o semanas en desarrollarse y pueden permanecer en la sangre después de la recuperación.

Debido a esto, estas pruebas no deben usarse para diagnosticar covid-19, o incluso para determinar la inmunidad a la enfermedad en el futuro. Alguien que esté infectado y sea contagioso puede tomar esta prueba y dar negativo si aún no ha desarrollado anticuerpos.

La prueba ELISA es la prueba de anticuerpos más confiable. Se obtiene de una muestra de sangre y se analiza en el laboratorio. En la actualidad, ayuda a los médicos a ver si la infección de un paciente, especialmente la más grave, se ha resuelto o no y a tratarla en consecuencia.

Las pruebas rápidas de anticuerpos analizan muestras de sangre subcutánea.

Dice el Doctor Molina, «si tengo síntomas, debe ser un representante de salud quien prescriba el análisis y que las autoridades tengan control sobre el resultado».

Si lo que quieres es pasar el rato, reunirte con familiares o amigos para las vacaciones, para eso, concluye el experto, todavía no hay herramientas adecuadas.